Programa Residencial

El Programa Residencial es el Fundamento de la Facultad de Teología. El programa residencial es una oportunidad única de prepararse para el servicio al Señor, disponiendo de un tiempo específico e intenso en el estudio de la Palabra complementándolo con el servicio práctico en las iglesias asociadas.

 Reglamento

  El Programa Residencial posibilita:

  • Un tiempo único y específico de formación bíblico-teológica. (Sept-Mayo)
  • Atención personalizada con profesorado especialista de las asignaturas que imparten.
  • Posibilidad de investigar en un fondo bibliotecario alrededor de 10.000 volúmenes.
  • El crecimiento en el conocimiento guiado por una búsqueda continua de la presencia de Dios en un entorno privilegiado. Con tiempos diarios de ministración en la capilla.
  • Participación con ministerios y profesorado de reconocida relevancia internacional.
  • Formación práctica ministerial en las iglesias asignadas, supervisados por pastores de las iglesias asignadas.
  • Participación en una visión ministerial más amplia.
  • Tiempo de confraternidad y compañerismo único.
  • Mayor celeridad en el estudio.
  •  
  • El programa posibilita varios niveles de estudio:

A.- ESTUDIANTES DEL PROGRAMA UNIVERSITARIO DE LA FACULTAD DE TEOLOGÍA ASAMBLEAS DE DIOS.

  1. Cuatro cursos académicos, el alumno recibe el TÍTULO DE GRADO EN TEOLOGÍA.

 

B.- ESTUDIANTES DE OTROS PROGRAMAS ASOCIADOS AL CENTRO SUPERIOR DE TEOLOGÍA (CSTAD)

  1. Después de los dos primeros años, el alumno recibe un CERTIFICADO EN BIBLIA Y MINISTERIOS.
  2. Con el tercer año se logra EL  CERTIFICADO EN TEOLOGÍA.

 

  1. El perfil del egresado:

El resultado de la formación bíblico-teológica en el CSTAD capacitará a quien ha sido llamado del Señor a:

  • Predicar con eficacia el Evangelio.
  • Exponer las Escrituras con fidelidad al texto y en un lenguaje que afecte a la sociedad actual.
  • Responder con sabiduría, fundamentado en las Escrituras, a críticas y confrontaciones contra la fe cristiana.
  •  Enfrentar, de manera objetiva y cristiana, tanto su desarrollo espiritual como el de otros creyentes.
  • Asesorar y aconsejar en cuanto a los valores cristianos a cualesquiera de los estamentos que conforman nuestra sociedad.
  • Promover el desarrollo armónico y espiritual de las personas, a fin de que sean útiles y afecten positivamente a la comunidad.
  • Aplicar la educación bíblica y teológica en un proceso continuo que esté orientado hacia el pleno desarrollo de la personalidad del individuo
  • Promover cambios de actitudes, individuales y sociales, con miras a conducir a la iglesia en conformidad con los niveles de eficiencia que señala la Palabra de Dios.
  • Participar con eficacia en el desarrollo sociocultural de su iglesia, motivando e incentivando una dinámica de ser "Luz del mundo" de forma continuada.
  • Orientarse hacia un ministerio específico de servicio a Dios y a la Iglesia: pastoral, evangelístico, misionero, enseñanza, etc.